Premio Aníbal Nazoa 2013 por informar y enseñar sobre las Esquinas de Caracas.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Esquina de Miguelacho



Los cronistas relatan que cuando Domingo Monteverde ocupó Caracas hacia 1812, después de lograr la capitulación del Generalísimo  Francisco de Miranda, acuerdo que consistió en la entrega de las armas por parte de los patriotas; a cambio, los realistas respetarían personas y bienes. Pacto que no cumplieron los ibéricos, sembrando el terror entre los habitantes de la ciudad. Desde esos tiempos vivió en  la apartada barriada de “La Candelaria”, un pulpero canario llamado Miguel Rodríguez, muy popular por el cariño que profesaba a los niños.
Estaba casado con Paca, quien deseaba figurar en sociedad. “Debes acercarte a Monteverde, para que te dé un puesto, Miguel. No vas a pasar la vida entera despachando manteca y papelón detrás de un mostrador” –expresaba su mujer. Los mantuanos no lo admitían por ser de dudosa procedencia, carente de hidalguía, prosapia y distinción. Con todo esos vilipendios, el oriundo de las islas canarias, continuaba imperturbable despachando en su bodega y obsequiando “Ñapas de Papelón” a los infantes del vecindario.
La popularidad de “Miguelacho”, como afectivamente le bautizaron  crecía día a día. Sus cualidades de buena gente le fueron acercándose más a sus vecinos. Hasta el punto que al atardecer su negocio era sitio de encuentro donde se comentaban los últimos rumores  de la localidad.
Carmen Clemente Travieso, en su obra “Las esquinas de Caracas”, nos relata que entre los contertulios se encontraba un dominico del monasterio de “San Jacinto”, a quien Miguelacho, le comentó que por las noches sentía ruidos que no le dejaban dormir, atribuyéndoselo a un espíritu que vagaba en su morada porque allí había un “Entierro”, es decir, una vasija de barro que sepultaban en las residencias, llenas de monedas u otros objetos de valor; para resguardarla de bandidos; la persona que lo desenterrara cumpliría con la promesa de hacerle misas al alma en pena y libraría la suya de pecados.
El confesor, percibiendo la manía de Miguel, planeo un escenario que lo sacaría de esa situación ofreciéndole las ceremonias gratis al espectro y devolviéndole la paz a la familia Rodríguez.
Los patriotas recuperaron la ciudad, en 1813, con la entrada triunfal del Libertador Simón Bolívar, después de haber culminado la “Campaña Admirable”.
Miguel fue incluido en la lista negra de los isleños realistas, debido a los comentarios de su esposa pero cuando lo fueron a sacar de su casa para ejecutarlo, los chiquillos del lugar se arremolinaron, gritando a todo pulmón: ¡Queremos a Miguelacho, queremos a Miguelacho! Salvándole la vida milagrosamente, su bondad por los infantes aumentó, cuando iban a la bodega hacerle el “mandado” a sus progenitores, le pedían: ¡Mi ñapa, ño Miguelacho! Y desde entonces la esquina, es conocida con el seudónimo del pulpero canario hasta nuestros días…



 Pulpería Caraqueña hacia 1900.

No hay comentarios:

Publicar un comentario